Espacio Creativo

Este es un espacio para que los alumnos de la escuela publiquen textos, poemas, canciones, críticas teatrales o de cine. Un espacio de libre creación y opinión. Podéis mandar cualquier texto, poema, canción o crítica con referencia al teatro o el cine aquí.

Poema Sin Título

El público te está mirando.

Yo salí, yo sola.
De aquella pobredumbre inmunda,
de aquel frasco de metal opaco en el que estaba encerrada.
Yo sola.
Viva salí como las siemprevivas.
Saliva.
Ali va va en su cueva sin tesoros.
No podía ver nada.
Todo estaba iluminado
por la luna de Lorca,
la luna de sangre,
la mendiga.
Todo auguraba el día de mi boda.
Dos amantes tenía que rondaban por mi cabeza: Miedo y Cobardía.
Vamos a poner que se llamaban
José y María.
María Josefa.
Venían cada noche a caballo
a mi frasco de metal opaco,
Con columnas de casa cerrada de cal.
Hacían relinchar sus espuelas.
Ca da no che.
Gol pe an do ca da no che.
Un estruendo de lágrimas derramadas.
Ca da no che me torturaban
y yo gritaba:
Quiero saliirrrrrrr
dejadme salirrrrr.
Urdí mi urdimbre
en esa pobredumbre.
Como una gitana canastera
a la orilla del río.
Me hice amiga de mis amantes,
cogí las riendas de todos los caballos.

Por una rendija vi que aparecía
aquella granada humeante que fingía.
“Maldita Luna de sangre
Por donde tú entras yo salgo.”
Y salí y salí y salí
y me caí, me caí.
Me caí a caballo,
a caballos.
Blanco y negro.
Blancos y negros.
Primero al trote,
luego al galope.
Hablé con el cíclope que marcaba mi destino e inventé un nuevo camino. Mío.
Como aliados tengo a esos caballos iluminados por mi luna de sangre.

Ya no me da calambre este enjambre de palomas vanidosas con mascaras de marca blanca,
made in china
baratas
de hojalata.

Ya no jugamos a ser mojigatas.
Amor de pámpanos y cascabeles.
Con una navaja raja a la luna,
con su sangre pintaré tú cara
rodeada de nardos y de espuma
¿Ya mordiste la manzana?

El príncipe que se volvió rana.
Julieta feminista empoderada.
Marmórea
de piel,
no de alma.
Por fin un poco calma.

Paula Casales, 2º Tarde

DEL AULA AL TEATRO

El teatro y la filología están inseparablemente unidos por su campo de estudio. Ya sea por la aplicación tanto práctica como teórica del uno con el otro. Mientras que para el teatro es imprescindible una buena investigación y conocimiento del plano teórico para todo un equipo artístico a raíz del proyecto que se quiera afrontar, la filología afronta desde la literatura, sobre todo, pero también a través de la lengua y las obras que han sido sucediéndose a lo largo del tiempo, el estudio de las formas teatrales en profundidad y de qué manera han sido importantes tanto para el desarrollo de la lengua, como para la riqueza literaria de un determinado país, e incluso un continente por su cultura y tradiciones.
Sin embargo, a efectos prácticos parece clara y manifiesta la separación y los dos caminos paralelos, pero no comunes, entre el teatro como profesión y lugar de estudio interpretativo con la finalidad de llevar a cabo representaciones tanto de aficionados como profesionales, y el campo de estudio literario de la filología. Son pocos los profesionales que se preocupan realmente en sus acciones por llevar la filología y las clases teóricas a las tablas desde otro punto de vista, y por otro lado, los profesionales del teatro que se acercan al estudio más minucioso de su profesión desde un ámbito más académico.
Desde mi perspectiva como estudiante hoy en día de filología hispánica e interpretación veo la clara separación entre estos dos sectores, claramente manifiesta cuando desde la facultad de mi universidad se pretende abordar puestas en escena actuales o controversias de la profesión y la propia gestión de esta. También cuando observo la falta de interés de algunos montajes o escuelas de interpretación por acercarse humildemente, pero con una clara convicción, a estudiosos de los autores que se van a poner en escena.
Es cierto que los teatros públicos en gran parte y algún que otro privado acercan el estudio práctico del teatro al espectador con gran cantidad de cuadernos pedagógicos y actividades para colegios e institutos que facilitan los puentes entre lo teórico si nos fijamos en cualquier aula de la universidad o campo de investigación que aborde lo teatral y lo práctico en cualquier clase de interpretación donde el actor se pone en acción y trata de dar una intención a las palabras escritas en el texto para lograr su representación y muestra ante un público.
El posible camino que seguir ya está más que indicado por parte de muchos profesionales universitarios que aman el teatro y se esfuerzan por llevar a sus alumnos a los antiguos corrales de comedias del centro de Madrid, dándole otro sentido a sus clases y apuntes para examen. Está claro que a esto hay que sumarle mucho más ímpetu y actitud para poder encontrar los infinitos lugares comunes entre lo más teórico y lo más práctico del teatro. Al final lo que se favorece con todo esto es a la cultura de la propia sociedad y a dar facilidades a todos aquellos que no pertenecen a ninguno de los dos ámbitos para que empecemos a enseñar de otro forma los textos del Siglo de Oro, de Chéjov, o Lorca y a cualquier pequeño texto que tenga una mínima razón de puesta en escena y que se pueda estudiar por ambas partes, siempre con el beneficio de profesionales y espectadores del teatro y su estudio. Es una cuestión de actores junto a investigadores o directores con profesores y hasta de dramaturgos de la mano de alumnos, o incluso ver a filólogos en el escenario y actores en el estrado, que ya existen sonantes casos. Se trata de construir un teatro mejor con el propósito de aprovechar todos los campos de estudio e investigación para que lleguen a los teatros y no se quedan para siempre paralelos sin mirarse. Hay que aprovechar la riqueza y la dedicación por el oficio venga de donde venga y todos saldremos ganando, el que más, el teatro.

Manuel Riego, 2º Tarde

SEREZADE

No sabes cuantas veces has perdido la consciencia

por querer no tener conciencia.

Noches veladas por culpa de noches en vela,

en las que pierdes el norte,

por que se te ha roto la vela,

la brújula,

y el timón gira solo a toda velocidad…

¡ gira y gira sobre su propio eje !

hasta que te bebes tu propia alma,

la embriagas

y al final te quedas en bragas,

para sentir,

para sentirte a través de un eje que te clavan

aún que ya no sientas nada.

Si amiga vendiste tu alma al diablo,

Una y otra vez,

una y otra vez.

Van más de mil y una noches, pero no de cuentos,

en los que Serezade

salva su vida

cada noche,

con cada cuento,

hasta que el rey se enamora de ella y la perdona.

Aquí no hay rey,

hay una reina sin corona.

En esas mil y una noches Serezade, amiga,

te bebes todos los cuentos

por que no te crees el tuyo propio

y acabas con Alibabá y los cuarenta ladrones dentro de su cueva

repleta de tesoros de mentira,

de monedas de oro hechas con chocolatina,

de perdidas,

de vidas que se encuentran

en una cueva

de ladrones,

en una cueva

de sombras como las del mito de Platón.

Tranquila Amiga,

tu corazón no es de latón,

es de un material que no existe,

fundido en el agujero negro más bonito del universo,

junto a nebulosas moradas y rosas.

Inventate un cuento nuevo,

para perdonarte,

para perdonarlos,

Recoge la corona del suelo

sal de la cueva de las sombras,

Mientras te nombras a ti misma la reina de tu vida.

Paula Casales, 2º Tarde

Morir en un cine

Calderón ya nos decía que la vida es sueño y los sueños sueños son.
La vida pasa como una película en el cine.
Llegas, te sientas en tú butaca numerada,
tocando el tacto de su tela melocotón burdeos.
Abres los ojos, miras de principio a fin sin hacer nada.
Si eres valiente elegirás la butaca que quieras,
abrirás los ojos todavía ciegos y no serás solo un mero espectador
sino que interactuarás con la película.
La película de tú vida.
¿ podrás crearla tú mismo ?
¿ cuanto tiempo crees que tienes para no decidir ser ya el protagonista ?
La pantalla es blanca pero por medio de una explosión aparecerán colores,
sonidos,
que te transportan a lugares desconocidos.
No te quedes quieto y cambia el guión si lo necesitas.
Naces y mueres en un cine pero solo tú puedes decidir y dirigir la película.
¿ lo estás haciendo ya ?
Señoras y señores la película ha terminado,
salgan ordenadamente y dejen paso a los siguientes espectadores.

Paula Casales, 2º Tarde